Minimalismo en las redes sociales

redes sociales Lola Carrot

Nos encontramos en un punto en el que nos sentimos orgullosos de tener un armario con las prendas esenciales, un cajón en el baño con los productos de higiene indispensables e incluso hemos hecho el enorme esfuerzo de minimizar los artículos que más lástima nos provoca retirar de nuestras vidas: fotos, recuerdos, libros, discos, etc.

Sin embargo y después de todo este esfuerzo que ahora disfrutamos cada día, abrimos el móvil y nos encontramos un sinfín de aplicaciones y redes sociales que apenas utilizamos.

No voy a hablar de si el uso de las redes sociales es correcto o incorrecto ni pretendo que te sientas juzgado/a, pues esta práctica no nos lleva a ningún lugar. Voy a contarte mi experiencia personal con las redes sociales y cómo intento mejorar este aspecto día a día.

 

Un espacio para mí

Hace aproximadamente unos cuatro años, decidí dejar Facebook sabiendo que todas las redes sociales en las que me encontraba, me quitaban más tiempo del que quería. Hice un cálculo y no me gustó el resultado.

A día de hoy utilizo solo Instagram y Pinterest, y aun así, y tal y como indica mi iPhone, sigo dedicando bastante tiempo solo a esto. Por eso, ya sabiendo que voy a dedicar cierto tiempo a las redes sociales,  me parece mejor enfocarse únicamente en una o unas pocas, sobretodo si no tienes un proyecto como una tienda, un blog, etc. que necesite de publicidad en varios sites.

 

Sin presiones

Es muy fácil caer bajo la presión que existe en Instagram acerca de tener un número concreto de seguidores pero, hoy en día, sabiendo que los seguidores son fácilmente adquiribles, quizás lo mejor es centrarse en la calidad del contenido que quieres ofrecer más que en el número de personas que van a darle like.

Hay otra presión latente en las redes sociales y es la de querer gustar a todo el mundo. Esto hace que en ocasiones algunas personas no se muestren tal y como son o incluso exageren su personalidad esperando un resultado en los números (seguidores, likes, etc.) En mi caso, intento ser yo misma pero eligiendo muy bien qué contenido muestro en mi cuenta personal y qué contenido muestro en mi cuenta, como yo la llamo, hobbie. En mi cuenta hobbie mostraré solo la parte de mí que yo elija, pero intentaré no modificar mi personalidad.

 

Calidad vs cantidad

Este aspecto lo vais a ver repetido en mi blog en multitud de ocasiones. ¿Tiene sentido publicar todos los días si no tienes nada interesante que contar o una foto buena que subir? Pues bien, aquí seguramente no estemos tan de acuerdo, pero yo sí intento que haya una calidad en las publicaciones de la que me pueda sentir orgullosa.

Por esto, me parece muy importante no obsesionarse con publicar cada día, a la misma hora, aunque no tengas nada que contar, compartir o mostrar. Seguro que puedes dedicar ese tiempo a multitud de cosas de las que luego te quejas que no puedes hacer por falta de tiempo.

En mi caso, a veces no publico en dos meses y en otras ocasiones puedo pasar una semana publicando todos los días. Va a depender de muchos aspectos pero intento no tomármelo como una falta de constancia así como también intento no sentirme mal por ello (un sentimiento muy generalizado en las cuentas con cierto número de seguidores)

 

Personas y no números

Y ya por último, me parece crucial no prestar atención a los números: cuántos seguidores he subido, cuántos he bajado, cuánta gente me ha comentado, cuántos likes tengo, etc. y aún peor; fulanita hace un mes que no me comenta, fulanito me ha bloqueado porque ya no me aparece en el buscador, y un largo etcétera que por increíble que os parezca, preocupa a personas de mi entorno más cercano.

Y tú ¿Qué relación tienes con tus redes sociales? ¿Cuántas tienes y cuántas utilizas a diario? ¿Alguna vez has hecho el cálculo del tiempo que consumes en ellas?

Que tengáis un feliz día.

 

Feliz momento,

Lola.

 

5 TIPS PARA CONSEGUIR UN ARMARIO MINIMALISTA A TU MEDIDA

100% ORGANIC AND FAIR TRADE.png

 

Si estás leyendo esto probablemente ya has reflexionado acerca de la cantidad de ropa que tienes y has decidido reducir el número de prendas y conservar solo aquellas que realmente utilizas o bien estás pensando en hacerlo pronto. Así que aquí van mis cinco consejos para conseguir un armario minimalista y estaré encantada de leer los tuyos si son diferentes.

1 No hay un número determinado de prendas, ni 33 ni 50.

A lo largo del proceso de hacer mi vida más minimalista, con todo lo que ello conlleva, a mí me surgieron y todavía me surgen, multitud de dudas. Por ejemplo, me di cuenta de que mi armario puede resultar minimalista comparado con el de cualquiera de mis amigas pero probablemente no, comparado con el de bloggers dedicadas a este tema.

Creo que un aspecto clave es no compararse con nadie, tú has decidido minimizar tus cosas a lo esencial y despojarte de elementos sobrantes, pero lo que tú decidas que es esencial, no tiene un número en concreto así que, olvídate de los números.

 

2 La vida no es en blanco y negro

Partimos de dos verdades: que los colores neutros son mucho más fáciles de combinar y que…qué bonito queda un armario en tonalidades neutras. Pero no nos engañemos, nuestro armario no es una foto de Instagram. Es muy posible que te gusten los motivos florales, o los colores llamativos (amarillo, rojo, naranja, etc.) por ejemplo. Intentar eliminar de nuestro armario estas prendas, puede ser un error si realmente sentimos que esas prendas reflejan nuestra personalidad o nuestros estados de ánimo.

 

3 Atemporalidad

Si hemos decidido optar por un estilo de vida minimalista, quiere decir que también hemos adquirido un compromiso de empezar a optar por artículos de mayor calidad y cuya duración sea mucho más prolongada que la de los artículos de menor calidad. No obstante, y sobretodo con la ropa, aunque la calidad de la ropa sea buena, muchas veces optamos por dejar de utilizar cierta prenda atendiendo a las tendencias del momento. Por esto, es muy importante que adquiramos prendas con un diseño atemporal que podamos completar con complementos que nos gusten en ese momento.

Nordic Leaves, por ejemplo, es una empresa de moda sostenible y ecológica que ha lanzado una pequeña colección casual para mujer en algodón orgánico certificado y con un estilo con tendencia a la atemporalidad, para dar a las prendas una larga vida. Además todo su producto es fair trade y sostenible.

1

4 Comprar en empresas que compartan tu filosofía

¿Por qué? Porque te aseguras muchísimas cosas: conocer la procedencia del producto, encontrar exactamente lo que buscas al ser tiendas especializadas, la calidad de la prenda, que los materiales utilizados están certificados y un largo etcétera.

Nordic Leaves es un claro ejemplo de empresa especializada, en este caso en prendas de algodón orgánico y de comercio justo. Además las prendas tienen un diseño precioso y unos colores muy bonitos y fáciles de combinar.

 

5 Paciencia

Si has decidido minimizar todas tus cosas a lo esencial, la paciencia es ingrediente indispensable en este pastel. No pretendas tener el armario perfecto de la noche a la mañana porque es muy probable que te frustres en algún momento del proceso o incluso que te sientas mal al comprar prendas en tiendas low cost.

Esto último me ocurre a mí en infinidad de ocasiones y es una tontería porque mi armario poco a poco va cogiendo forma y va dejando lugar a prendas bonitas y de calidad en lugar de otras prendas de baja calidad aunque de diseño bonito.

No te agobies, lo importante es hacer el esfuerzo de vez en cuando e invertir en ropa de calidad, de manera que poco a poco tu armario soñado se va haciendo realidad.

 

2

Te mando mis mejores deseos para esta etapa de cambios que sin duda te harán muy feliz.

Feliz momento.

Lola

 

 

5 TIPS PARA AFRONTAR LAS REBAJAS

Aunque llego a este tema con las rebajas ya empezadas, debido al fenómeno Konmari (del que hablaré en otro post más detalladamente) se me hace necesario contaros mis claves para no picar en la trampa que es la temporada de rebajas.

¿Por qué? Porque me he fijado en que gran parte de las personas que están llevando a cabo el método Konmari, que están deshaciéndose de cientos de prendas y artículos, ordenando sus casas, etc. están, a la vez, comprando más y más cosas en las rebajas. Detrás de cada acto, tiene que haber un momento para la reflexión y muy a mi pesar, observo cómo la mayoría están motivadas por una serie de Netflix que solo muestra la parte práctica del método Konmari y deja muy de lado toda la filosofía que hay detrás.

Podríamos decir que el primer libro trata de la filosofía detrás de La magia del orden, haciéndote reflexionar y ordenar tus ideas primero. Ya en el segundo libro, La magia después del orden, se incita a pasar a la acción y se explica cómo llevar a cabo el proceso de inicio a fin.

Quiero aclararos antes de profundizar en el tema, que TODO lo que leáis en mis redes sociales y en este blog sobre minimalismo, primero; ni de lejos es perfecto, me esfuerzo cada día por dar prioridad a lo importante y alejarme de la idea de comprar si no es una necesidad. Segundo; llegar a este punto, que ni si quiera es el mejor, me ha llevado unos tres años aproximadamente, por lo que la constancia y las ganas de mejorar cada día son clave si quieres aspirar a una vida más sencilla. No te agobies. Y tercero: todo lo que cuente está basado en mi experiencia y me encantará leer la tuya si es diferente. Y dicho esto, allá vamos.

 

rebajas post

 

Pienso, y luego compro

Uno de los errores más comunes que he observado y que yo misma cometía hace unos años, era salir a la calle “a ver qué hay en las rebajas”. Este impulso nace de la necesidad de buscar el chollo, la ganga, la prenda o artículo más rebajado, y esto automáticamente nos genera un sentimiento de satisfacción parecido al del arqueólogo que encuentra un tesoro. Nada más lejos de la realidad, esta situación nos hace comprar artículos y prendas que es muy probable que no necesitemos.

Si evitamos este tipo de salidas sin planificar y en lugar de ello, nos detenemos un momento y pensamos qué es lo que necesitamos, acudiremos a los comercios con una misión que puede ser “misión pantalón vaquero o misión cámara de fotos” por ejemplo y es muy probable que no prestemos atención a todos los estímulos que nos encontramos al entrar en un establecimiento (nivel experto)

 

Cantidad vs calidad

Si de verdad nos hemos detenido un momento para pensar qué necesitamos y nos hemos hecho una lista mental, entonces perfecto, las rebajas son una buena ocasión para comprar de forma consciente a un precio inferior al normal. En este punto hay que tener en cuenta que si acudimos a comercios del tipo Primark, que ya fuera de rebajas los precios son económicos, la diferencia no será muy grande en comparación a si decidimos comprar productos de calidad, cuyo descuento aunque tenga un porcentaje menor, sea una cantidad mucho más alta. Este, entonces, es un momento perfecto para invertir en prendas o artículos de calidad.

 

Comprar por aburrimiento: tiendas online, no gracias

No me voy a detener aquí mucho porque creo que todos y todas somos conscientes de las veces que hemos comprado desde el móvil, sentados en nuestro sofá y motivados por influencers, anuncios en redes sociales o simplemente por aburrimiento. Si el aburrimiento es el patio donde juega el diablo, Amazon se lo pasa pipa en la hora del recreo.

 

Com-parar

Ya por último, y para que puedas afrontar la próxima temporada de rebajas (porque a esta ya llegamos tarde) Sería conveniente observar qué precio tienen los artículos que queremos antes de la temporada de rebajas para poder comparar realmente el descuento, ya que desgraciadamente sabemos que las etiquetas sufren modificaciones de manera que es imposible saber si realmente el descuento que nos indican es real.

 

Y esto es todo, espero poder hablar pronto del método Konmari porque creo que está bastante relacionado con este tema y me parece importante. Nos leemos pronto.

 

Feliz momento,

Lola.

 

MI VIDA SLOW

IMG_2252

Hej! No soy sueca, pero me gustaría hacérmelo de vez en cuando. Por eso y porque también me gustaría ver mis fotos de Instagram un poquito más grandes, he decidido crear este blog con la intención de poder explicaros un poquito mejor lo que hay detrás de las fotos, lo que no cuento, lo que me parece tan difícil de explicar en una red social donde prima la imagen por encima del texto.

Si has llegado aquí sin tener idea de cómo, te explico, soy Paula. En las redes sociales me conocen como @lola_carrot y básicamente soy una acelerada de la vida que lleva buscando la forma de disfrutarla de una manera más lenta y consciente, desde hace aproximadamente un par de años.

Desde que descubrí el concepto de slow life, estoy aprendiendo muchísimas cosas que me encantaría poder compartir con vosotrxs a partir de ahora. En este blog hablaré de decoración y estilo de vida consciente y minimalista. No soy ninguna experta todavía, ni creo que lo sea nunca (espero) pues a medida que voy escribiendo, nace nueva información. Aun así, me encantaría poder crear rinconcitos en este espacio que he construido con tanto cariño, al mismo que tiempo que voy aprendiendo.

Si has llegado hasta aquí y te apetece, cuéntame un poquito sobre ti y qué te gustaría encontrar en este espacio.

Feliz momento.

 

Lola